Bio

luis-martinez-ortega-cabecera-bio

BIO

Si necesitas tener una visión más detallada de mi perfil y trayectoria puedes consultarla en:
luis-martinez-ortega-creatividad

Una Breve BIO: Me gustaba jugar detrás de una pelota, como tantos chavales de entonces pero, me cuenta mi madre que, siempre que podía me entretenía dibujando.

Y con apenas ocho años pinté una “Santa Teresa” a carboncillo que causaba la impresión del vecindario por el detalle, la calidad y, sobre todo, mi edad.

Durante mi adolescencia, siempre que tenía la ocasión, me entretenía con la pintura al óleo, el dibujo y las manualidades. Que no se me daban mal.

Tanto fue así que quise estudiar Bellas Artes ¡Pero a mis padres no les pareció adecuado! De modo que me propuse ser Arquitecto, pensando que era lo menos malo para desarrollar mi capacidad creativa ¡Y tampoco les pareció lo más oportuno!

Por mil razones, que ahora no vienen al caso, decidí entonces estudiar Ingeniería Industrial.

Fueron cursos duros. Y varias las veces que pensé abandonar la carrera. ¡La mecánica de fluidos no era lo mío! Hasta incluso en una ocasión me llegó a bajar del autobús mi amigo Anes, cuando ya había decidido volverme a Granada.

Y aunque los primeros tres cursos fueron difíciles ahora, sin duda, valoro lo que han marcado mi “saber hacer” profesional. Pues forjaron valores como el trabajo en equipo (tras aquellas tandas interminables de problemas con Ramón y Frani), desarrollaron la capacidad estratégica (como la que planeé junto con Miguel Angel para aprobar “los fluidos”), me entrenaron la capacidad de esfuerzo o me proporcionaron capacidad de análisis.

luis-martinez-ortega-analisis-estrategia
luis-martinez-ortega-rentabilidad

Después de aquel primer ciclo tuve que decidir la especialidad. Y la que más me sedujo fue “Organización” por su enfoque hacia la solución de problemas en el entorno empresarial. ¡Fue una buena decisión!

Como la que tomé al terminar el cuarto curso. Era principio de julio y me había acercado a la ESII a conocer la última nota del curso. Cuando vi una larga cola formada por alumnos de sexto curso a los que les pregunté el motivo… ¡Están seleccionando ingenieros (¡con el título, me decían!) para trabajar en la planta de General Motor en Puerto Real!

Por entonces no tenía el título de “ingeniero” pero me consideraba “emprendedor” y no me achantaban los “imposibles”. Así que me puse en cola a pesar de asegurarme -todos los que esperaban- que estaban contratando sólo a alumnos con la carrera terminada…

Durante la entrevista debí vender bien las pocas alforjas que llevaba porque aquel verano y los dos siguientes, al acabar quinto y sexto curso,  trabajé como becario en GM. Incorporándome en septiembre de 1988 en la plantilla como Industrial Engineer para la reducción de costes en las plantas de amortiguadores y de front-wheel-drive de GM en la provincia de Cádiz.

De los siguientes años y de aquella experiencia me quedo con estas dos enseñanzas: el enfoque hacia la rentabilidad de procesos y la filosofía Lean Manufacturing. Y todo lo que me enseñó, sobre las operaciones de una empresa, mi mentor y amigo admirado Rafael Clavijo (RIP).

Hasta que un día se cruzó en mi camino la oportunidad de trabajar en tareas de consultoría de la mano de PriceWaterhouse. ¡Una experiencia inolvidable! ¡A pesar de aquellos maletones y el retroproyector a cuestas que nos identificaba en cualquier sala de espera de los aeropuertos!

Fueron años intensos de aprendizaje sobre el oficio de consultor, con maestros del arte de la consultoría como Baltasar Lobato, Rafael Arbides y Raimundo Gómez a los que debo, tengo que reconocérselo, (casi) todo lo que sé sobre este oficio… Escucha activa, observación, averiguación, talante, negociación, prudencia, ecuanimidad, integridad, comunicación, juicio, resultados, …

luis-martinez-ortega-oficio-consultor
luis-martinez-ortega-orientacion-cliente

Uno de los proyectos que abordé como consultor en PriceWaterhouse fue la mejora de una línea de producción en Cristian Lay. Tras lo que Ricardo Leal, extraordinario empresario, me ofreció la Dirección de la Unidad de Negocio de Bisutería.

Reestructuré la organización, reformulé la cultura, impulsé el trabajo en equipo… Pero sobre todo introduje al cliente en todos los procesos internos: investigación, diseño, producción, packaging, precio…

Y así en siete años la facturación de esta Unidad de Negocio aumentó desde 6 millones de euros hasta los 54 millones. Y la clave estuvo en la orientación que trasladé a toda la organización hacia la satisfacción del cliente.

Durante este tiempo entendí que el cuello de botella de las organizaciones no estaba en sus operaciones sino en su marketing…

Y tras muchas horas de decisión y en contra de lo que pensaba todo mi entorno decidí que mi futuro debía ser distinto…

Así que en 1999 decidí dedicarme con exclusividad a la venta y emprender a través de una consultora de Marketing. Rompiendo con lo que era práctica habitual en el sector, saturado de estudios creativos y agencias de publicidad.

Dedicándome, desde entonces, a mejorar la capacidad de comercialización de empresas y personas desde la perspectiva de la innovación continua y la aplicación de los principios Lean (eliminación del derroche, flexibilidad, excelencia centrada en el cliente y mejora continua).

Lo que he venido alternado con periodos dedicados a la gestión de empresas en el rol de Consejero o desde la Dirección General. Y a emprender proyectos empresariales que he considerado interesantes.

luis-martinez-ortega-emprendedor-marketing

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies