Blog

Publicaciones

BLOG Y VÍDEOS

CojoProducto-Luis-Martinez-Ortega

CojoProducto

7 de marzo de 2016
Sin comentarios
Luis Martinez Ortega

CojoProducto ¿Te interesa?

¿Eres emprendedor? ¿Estás desarrollando un nuevo producto? ¿Quieres lanzar al mercado una empresa o idea de negocio? ¿Estás buscando inversores? ¿Tienes la responsabilidad de estudiar y aprobar una inversión?
¿Conoces algún emprendedor? Entonces te interesa leer este artículo y entender porqué mueren tantas ideas de negocio sin llegar al mercado y por qué “no son invertibles” …

 

Una historia cualquiera (¡archiconocida!)

Conocí a un grupo de amigos, grandes profesionales y expertos en diferentes tecnologías, que se unieron para compartir conocimientos y desarrollar un “gran producto tecnológico”.
¡El producto iba a ser un “bombazo”! Instituciones, medianos y pequeños negocios, anunciantes y cientos de miles de clientes potenciales iban a “rendir pleitesía” a su innovadora sistema de comercialización.
Y se pusieron a desarrollar… Y desarrollaron miles de líneas de código… Y miles…. Y siguieron desarrollando. Y nunca era bastante. Creaban más y más código que venía a añadir nuevas funcionalidades (que quizás no valorarían los clientes potenciales) o bien que mejoraban otras ya desarrolladas (que tampoco valorarían). Y más, una y otra vez…
Y cuando consideraron que había llegado el momento de lanzar su producto al mercado lo hicieron… ¡Cómo siempre!… Casi sin recursos, sin un modelo claro de negocio, sin haber validado la propuesta de valor (encaje producto-mercado) y con unas hipótesis de crecimiento más propias de principios de este siglo.
Así que “salieron” a buscar información. Y tras los primeros contactos con algunos clientes potenciales encontraron que existían atributos en su producto que no servían para nada y detectaron nuevas necesidades, que su producto no cumplía.
Y decidieron generar más código para crear un producto mejor….
Entre tanto la ilusión del equipo iba mermando por efecto de los largos tiempos de desarrollo y la falta de resultados… Y lo que era peor los recursos seguían mermando y eran cada vez más escasos…
Sin embargo, el producto crecía en “perfección” y en funcionalidades… Cada vez era más atractivo… Y ya pensaban que sería irresistible a los ojos de los miles de clientes que (suponían) les estaban esperando con los brazos abiertos y de los que ya imaginaban un grito unánime desde todos ellos… “¿Dónde estabais? ¿Cómo es que no habéis llegado antes?”
Pero mientras terminaban los (pen)últimos flecos del producto y ante la imperiosa necesidad de lograr financiación para continuar la tarea (de desarrollar producto) e iniciar acciones de comercialización empezaron a moverse por foros, en concursos de emprendedores, se presentaron a varias aceleradoras… ¡Buscaban desesperadamente “fondos”! (¡Seguramente porque habían “tocado fondo” y no precisamente porque estuvieran a punto de conocer el “éxito en el mercado”!)
Y un día, por fin, les llegó la oportunidad de presentar su proyecto ante un inversor que podría darles alas para terminar el producto y salir al mercado…
Y este, tras escucharles y conocer su producto y su startup, les preguntó.
– ¿Y qué es lo que ofrecéis?
Y sorprendidos se miraron entre ellos y le respondieron.
– ¡Pues ya lo ves! ¡Un “CojoProducto”!

 

¿Qué es el CojoProducto?

Así que te estarás preguntando qué es un CojoProducto.
CojoProducto es acrónimo de “producto cojonudo” (¡Lo más!).
Es el producto que desarrollan la inmensa mayoría de los emprendedores (y sus startups) sin el concurso de sus clientes (potenciales), y al que llegan tras innumerables mejoras, hasta que (por fin) consideran que es un “producto vendible”. Es el momento en el que considera que su producto “ya” tiene todas las funcionalidades y todas las características “mínimas” que había soñado para sus clientes.
En estos casos, parece que lo de menos es que sea verdaderamente un “producto deseable” (y validado por sus potenciales clientes) por lo que también CojoProducto es acrónimo de “producto cojo”. Y, por tanto, que carece de alguna(s) parte(s) que lo harían realmente deseable por sus clientes (potenciales).
Así que el CojoProducto no pasa de ser el simple desarrollo tecnológico (o técnico o funcional o físico o…) de una idea, que ha ido “creciendo y mejorando en el laboratorio” de forma reiterada hasta alcanzar los máximos niveles de satisfacción del propio equipo creador (emprendedor) y al margen del mercado.

el CojoProducto es la premisa del fracaso del emprendedor que vive de espaldas al mercado y no está enfocado a conseguir tracción para su startup

El CojoProducto es, por otra parte, el resultado de un proceso narcisista y autocomplaciente del emprendedor que no quiere (o no sabe) integrar a los públicos objetivo en el desarrollo del producto y su comercialización.
Pero, sobre todo, el CojoProducto es la premisa del fracaso del emprendedor que vive de espaldas al mercado y no está enfocado a conseguir tracción para su startup: Lograr interesados (para los que el producto sea deseable) y que estos paguen por su producto.
Por lo tanto, el CojoProducto es la antítesis del Producto Mínimo Viable que nos presenta Eric Ries en su libro “El método Lean Startup” del que hago referencia en este otro artículo sobre la metodología Lean Startup. (Y del que podéis obtener una sinopsis en este vídeo de Euge Oller).

¿Conoces algún emprendedor que esté desarrollando su CojoProducto? ¡Ayúdale a reflexionar con este post!

Recuerda que la imagen tiene derechos de autor (http://es.123rf.com/)

Licencia de Creative Commonsby Luis Martinez Ortega

Etiquetas: ,

Categorías: Artículos

Compartir

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies